8 feb, 2010

Escrito por Gabi Caccia en Artículos | 4 comentarios

Inspirar para transformar vidas.

Inspirar para transformar vidas.

¿Por qué se nos olvida quiénes realmente somos?    ¿Alguna vez alguien ha tocado tu vida de tal forma que llegas a descubrir que eres un diamante?    ¿Te gustaría recordar quién realmente eres?

Un ser humano que ha inspirado la transformación de mi vida y que hoy día es mi maestro y amigo,  ha plasmado de manera amorosa lo que fui recobrando cuando volví a abrir los ojos a la verdad de quien realmente soy.

Deseo compartir contigo  estas palabras y que  inspiren  tu vida, tanto como a mi han inspirado, iniciar un camino que te llevara a abrir la puerta de la Felicidad, transformando tus heridas en oportunidades, y que al sanar te des cuenta que tu espíritu es, ha sido y será íntegro.

Gracias a Don Miguel Ruiz (autor del bestseller “Los Cuatro Acuerdos”) por el regalo de tu espíritu plasmado en el prólogo de mi libro “Tú Abres la Puerta de la Felicidad”

Gabi Caccia




Prólogo de Don Miguel Ruiz

Pasamos las horas del día preocupados por saber cómo llenar nuestros vacíos con cosas materiales, cómo adquirir bienes o cómo conseguir objetos que alivien nuestra cotidianidad mecánica. A veces en esa búsqueda nos estresamos, discutimos, nos desilusionamos, y llegamos a casa abatidos porque los proyectos no salieron como pensábamos, nos ponemos tristes porque las cosas no se hicieron como nosotros las queríamos. Ocupados en satisfacer numerosas necesidades físicas, en resolver problemas que están lejos de nuestras capacidades o de nuestra incumbencia,  a veces olvidamos que lo más importante en la vida es nuestro equilibrio físico y emocional: el encuentro con la felicidad.
Pero lo que en verdad resulta lamentable es que en ningún momento del día nos ocupamos de lo más relevante: nuestro equilibrio con el universo, la importancia de estar bien con nosotros mismos, de saber que la tranquilidad y el bienestar deben ser primero que cualquier otra circunstancia, la importancia de amar al prójimo y dejar en cada objeto, persona o minuto una semilla de nuestra alma, una gota de amor. Si reflexionamos un poco nos daremos cuenta que en ocasiones, incluso por esa búsqueda desenfrenada de cosas materiales, no nos damos tiempo para vivir mejor, amar la vida y amarnos a nosotros mismos con honestidad y convicción
Por eso este libro de Gabi Caccia me cautivó profundamente, sus páginas están llenas de entusiasmo por vivir y deseo de compartir, calidez humana y lecciones de vida  orientadas a la superación constante. Gabi hace a un lado aspectos prescindibles de la existencia para enfocarse en una necesidad vital: ser feliz, valorarse, amar al otro y amarse a si misma, enfrenta la enfermedad y las rupturas con valentía y dignidad. Pues durante y después de una experiencia de vida terrible, la enfermedad del cáncer, Gabi pudo resolver una serie de problemas existenciales que la tenían agobiada, tensa y muy lastimada física y espiritualmente.
¡Es increíble que el cáncer le haya abierto los ojos para alcanzar la entereza y la dicha! ¡Qué fortaleza tuvo para convertir la adversidad en oportunidad, el sufrimiento en opción para ser mejor!
Suena contradictorio y aparentemente es difícil de entender pero Gabi Caccia lo explica de una forma maravillosa en este libro: su padecimiento le sirvió para valorarse, recapacitar, desprenderse de las máscaras negativas del yo y concebir el amor como un camino, un objetivo, porque ella lo sabe bien: amor no es egoísmo, amor es dar, amor es abrir la puerta para recibir la energía de los elementos y nosotros, a su vez, compartamos esa fuerza que la naturaleza o el poder superior nos otorga.
Todos los seres humanos tenemos experiencias de luz y de sombra, momentos de revelación y de duda, pero si anteponemos a los momentos negativos los instantes de alegría y reconciliación –como lo hizo la autora de estás páginas-, las horas de calma con los demás y con nuestra esencia, sin duda nuestra familia será más íntegra, nuestros hijos, padres o hermanos verán en nuestros ojos el sabio mensaje de la naturaleza: con la fuerza del amor, el mundo será mejor.
Esta idea me nace al leer a Gabi Caccia, pues en su testimonio sincero, profundo y cierto, me doy cuenta de que no importa cuáles sean las adversidades (¿hay mayor infortunio para un ser humano que vivir los rigores de una enfermedad tan severa como el cáncer?), no importa cuáles sean las pruebas que encontramos en nuestra búsqueda del equilibrio; lo realmente fundamental es la capacidad que tenemos para superar cualquier peñasco y llegar libres y serenos al paraje donde nos aguarda un estanque claro y un rumor de serenidad.
Realmente me conmueve cuando afirma que quiere avanzar en la vida sin importar las condiciones en las que se encuentre y haciendo a un lado los resentimientos, su temor lo convierte en ilusión, su deseo de tener la razón sufre una comunicación profunda para sólo desear la felicidad, la claridad espiritual para elegir el camino correcto.
Gabi Caccia nos enseña con el ejemplo, con su valentía y su fortaleza espiritual, nos habla del manejo de las emociones desde una perspectiva original y positiva, nos alerta sobre la necesidad que tiene el ego de empañar nuestras voluntades; reflexiona acerca de la enfermedad vista como un aliado, sin olvidarse del maravilloso poder que tiene la mente para alcanzar la luz, por eso Gabi es un ser luminoso, un ser que transmite el mensaje vital de la vida, ella afirma: “Pidamos lo que pidamos siempre seremos escuchados. El universo es infinitamente generoso y sin duda alguna obedece estas leyes.”
Termino de leer este libro de Gabi Caccia y una gran emoción recorre mi cuerpo, una felicidad reposada colma mis pensamientos. Gracias Gabi por compartir tu vida, por enseñar a tus lectores que nosotros hacemos la felicidad, que somos responsables ante el universo de lo que deseamos y de lo que ofrecemos; gracias por aportar a nuestras dudas momentos de claridad y de amor infinito.

Miguel Ruiz

México, D.F.  28 de Agosto, 2009.

  1. Que hermoso prólogo, yo he leído todos los libros de Miguel Ruiz, que son fantásticos.
    Y ahora que he leído tu libro me doy cuenta que personas como tu Gabi son las que requiere el mundo, que Dios te siga iluminando y que con este libro  estoy seguro que estas ayudando a millones de seres humanos, ya empezaste conmigo.
    Ojalá que lo tengan en EUA pronto, ya que lo buscamos en amazon y no esta todavía.
    ¿Cuándo tienes un taller o conferencia?
    Rodrigo Benavides

  2. Gracias Rodrigo por tus comentarios, yo te hago llegar a tu correo la información de mis talleres.
    Tengo una conferencia el 19 de Marzo en Aguascalientes.
    Pronto verás la información en la pagina.

  3. Estoy de acuerdo con sutedes, a veces como seres humanos fallamosy al fllar nosotros mismos herimos a los que mas amamos, yo lo he padecido, he pasado por la enfermedad en 3 ocasiones, sin embargo a veces me doy cuenta que pococ a pco mi carcter se va modificando alimentar mi espiritu es vital, de repente tengo ratos de llorar mucho y de enojo, pero la diferencai que siento es que la ira ya no viene del corazon sino de la mente, la mente es astuta para jugar con nuestras emociones, admiro a Gaby porque se por lo que paso, ami el cance me dio la lección de ser mas tolerante y mas paciente, pero al mismo tiempo quiero toda la atención para mi y es cuando se que la mente quiere jugar el juego de la negatividad pero cuando le pido a mi Dios que me restaure y sobretodo que perdone mis acciones vuelvo a la realidad me lleno de luz y vuelvo a empezar, Gaby a ti te ha pasado lo mismo,. Dios te bendice

    Cynthia

  4. Hola Cynthia,
    Primero que nada te mando un gran abrazo y deseo que la luz divina de Dios siempre sea tu norte.
    Asi es a mi me ha pasado, y esta es una forma de vida, en la que hay que mantenerse en presente para vivir en amor, salud y paz.
    Agradezco tus palabras, con todo mi amor.
    Gabi,

Deja un comentario